30 nov. 2009

STAR TREK 2009 Y LA PRUEBA DEL KOBAYASHI MARU.



ANTES DE EMPEZAR.

Como treker amo la libertad, como ciudadano amo la libertad, y como persona amo la libertad. Por ello, tras leer el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, que de forma sibilina, traidora y alevosa incluye cambios en la legalidad que afectan, restringiéndolos, a derechos tan básicos como los de información, expresión y el acceso a la cultura, me adhiero al manifiesto del 2 de diciembre de 2009 presentado por usuarios, internautas y periodistas digitales. Considero que tal como está, esta ley supondría la introducción de mecanismos fascistas para controlar la red utilizando la excusa de la lucha contra la piratería: porque crear una policía internaútica con poder discrecional para cortar y borrar páginas simplemente por ser sospechosas de cometer algún delito y hacerlo sin permiso judicial, eso es fascismo o comunisno.Totalitarismo en cualquier caso. Y siempre el primer paso para su total fiscalización por parte del Gobierno de Sitel-el superordenador gubernamental que permite escuchar y grabar todas las conexiones telefonicas e internaúticas españolas SIN PERMISO JUDICIAL, lo que sin duda es muy progresista...

Se apruebe esta ley tal como está o haya modificaciones, yo solo puedo prometer a mis lectores que no me voy a dejar intimidar, y que, en aras de ofrecer la mejor información treker seguiré haciendo lo que crea oportuno: lo que incluye seguir traduciendo partes de novelas treker no publicadas en España y subiendo y bajando lo que crea que tenga que subir y bajar. Zapatero, señor de los Borg, y amo del Dominio, ciérreme el blog si lo desea.


STAR TREK 2009 Y LA PRUEBA DEL KOBAYASHI MARU.

Como saben los aficionados a Star Trek, la prueba del Kobayashi Maru forma parte de la leyenda treker. Su superación por parte de James T. Kirk fue la primera de sus hazañas memorables, dado que esta prueba de graduación, hasta ese instante no había sido superada por ningún cadete. La razón de ello era bastante simple: se trataba de un escenario de victoria imposible en situación de combate contra los klingon; y ello porque cada posible estrategia de combate ya había sido concebida por el simulador que había hallado la consabida réplica neutralizadora. A lo más que podía aspirar un cadete era a evitar su destrucción el mayor tiempo posible. Con el tiempo, y dada la invencibilidad del simulador, la prueba de graduación se convirtió en una especia de rito cuyo objetivo era concienciar a los futuros oficiales de la flota en que no eran invencibles y, que, llegado el caso, debían saber enfrentarse a la muerte como oficiales de la Flota Estelar. Pero Kirk, la pasó. Según cuenta en Star Trek III porque reprogramó el simulador, de forma que ofreciese un escenario de batalla distinto, en el que el ordenador no tuviera a priori todas las posibles respuestas a cualquier movimiento táctico del cadete.

En la reciente Star Trek 2009 de JJ Abrams, los guionistas nos dan una versión de cómo pudo haber sucedido esto. Ahora bien, la versión de Orci y Kurtzman no es enteramente de su cosecha, sino tomada en parte de la novela Kobayashi Maru de Julia Ecklar, que data de 1989. Permítaseme, citar el momento posterior al que Kirk y su grupo han pasado esta prueba para estupectato de todos. Para entonces el cadete Kirk ya había dejado claro su punto de vista: suna prueba en la cual todas las respuestas que pueda concebir un cadete han sido ya previstas y neutralizadas por el simulador, entonces, la propia prueba es una trampa. Y con esa idea, Kirk se ha puesto manos a la obra, pasándose los días anteriores a la prueba estudiando y planificando; llegado el día la pasa con gran facilidad, el instructor Howell se le acerca y:



"-Qué actuación más interesante"-dijo Howell cuando el último de los cadetes se hubo ido-El almirante Walgren habla de someterte a corte marcial. Me va a costar disuadirle". Rodeó la consola que hacía de timón y se sentó. Kirk sonrió y estudió el puente especulativamente.
-Vencí.
-¿Y qué probaste?-la voz de Howell sonaba confusa pero sinceramente curiosa. "¿Que hacer trampas amortiza?
Relegar su triunfo al reino de la simple trampa hirió el orgullo de Kirk.
-Considéreme un objetor de conciencia. No creo que sea hacer trampas cuando las reglas del juego no son limpias.
-Ya te expliqué eso antes-comenzó Howell, pero Kirk le interrumpió:-Yo no creo en el escenario de victoria imposible.
-¿Y piensas que reprogramar el simulador para que los klingon crean que eres un capitán famoso te da la razón?
Howell estudió a Kirk con atención.
-¿Qué vas a hacer cuando te encuentres con los klingon en la vida real? ¿Convencerlos de que eres Garth de Izar?
Kirk se enderezó en la silla de mando sintiéndose repentinamente protector de una nebulosa futura nave y carrera.
-Me enfrentaré a ello como he hecho ahora-dijo con dureza-quizá no tenga que convencerlos de nada.
Una emoción indefinida latió en los oscuros ojos de Howell, luego desapareció antes de que Kirk pudiera identificar lo que él había visto.


El oficial se levantó de la silla de timón.
-Olvida que lo he preguntado-dijo con un asentimiento.
Caminando hasta el pie del estrado, miró a Kirk como a un subordinado al que se llama para que cumpla un deber:
-Vamos a ver lo que el resto de la clase tiene que decir ahora.-sugirió-Tengo el presentimiento de que vas a estar muy ocupado a partir de ahora.
Kirk se levantó y se reunió con Howell en la vacía cubierta.
-Sí, señor, imagino que me merezco lo que me caiga encima ahora.
Howell le sonrió con benignidad.
-Sí, señor Kirk, creo que probablemente lo merece.
y Kirk, de alguna forma, sintió que no estaba hablando sólo de ese día."

Bien como se observa, hay parecidos bastante notables entre la escena del libro y la que veinte años después aparece en Star Trek de Abrams. Hasta el punto de que incluso ciertos diálogos parecen tomados directamente de la novela, así como la idea de la corte marcial a Kirk, que en la novela se sugiere como una posibilidad, y en la película sucede, sirviendo de primer cara a cara entre Kirk y Spock. Tampoco es que esto debiera ser una novedad, visto que los guionistas parecen haber construido su plot a base de juntar momentos y motivos ya vistos antes en series y películas trek. E incluso novelas. Y siempre sin admitir-que es lo más grave- que esto fue asi.
Ahora bien, la novela presenta el comportamiento de Kirk de una forma mucho más fácilmente aceptable para el amante de TOS que la película, dado que mientras en Star Trek 2009 da la impresión de que Kirk falsea la prueba por puro orgullo, por ganar a cualquier precio, por simple vanidad de ser el único que que ha superado la prueba, aunque fuera trampeando, y que,además, no acepta que la Academia le lleve la contraria. En la novela, la actuación de Kirk queda mucho más matizada: no se trata de que él tenga que ser por vanidad y jactancia el primero en pasar esa prueba sin importar los medios, es más una forma de protesta ante algo que considera una trampa por parte de la Academia: obligar a pasar por una prueba que saben de imposible resolución. No le parece ético y quiere hacerlo saber. La escenificación del desarrollo de la prueba en la pelicula-con un Pine en plan chulito de pub- tampoco ayuda a un treker a aceptar facilmente que ese sujeto tan pagado de si mismo pueda ser el legendario Kirk. En cambio, el Kirk de la novela sabe que puede ser castigado por su actuación, y lo acepta. No intenta imponer su ego a las autoridades de la Academia. Lo que refuerza su autoridad moral y la pureza de sus sentimientos.

En definitiva, la interpretación que en la novela se da de la prueba del Kobayashi, se me antoja mejor explicada y más ajustada con lo que sabemos del propio Kirk. De la misma forma que la novela como tal, en mi opinión, supera a la cinta de Abrams como película.









No hay comentarios:

Publicar un comentario