8 ene. 2010

LA ÉTICA EN STAR TREK: YO, BORG CONTRA STAR TREK 2009

Con tanta propaganda de por medio, con tanta consagración de la imagen y de lo superficial, a veces se nos olvida que la realidad es más que un epifenómeno, que está construida por capas y capas distintas de las que conviene, ante todo, saber su existencia y luego prestar un poco de atención, aunque sólo sea para crearnos defensas que nos protejan de la propaganda de masas. En mi búsqueda de artículos de fondo que analicen Star Trek 2009 de JJ. Abrams, esta semana traduciré las partes más importantes de un artículo aparecido en Newsweek el 6 de mayo de 2009 firmado por Marc Bain y que se titula ENTERPRISE ETHICS. Hasta al más ardiente defensor de Abrams y de su película, si realmente conoce bien la historia treker, tendrían que hacerle reflexionar lo que el autor comenta cuando no darle abiertamente la razón en muchos puntos.
Empecemos:
"Desde 1966 el show se sumó a la tradición de usar extraterrestres para plantear cuestiones filosóficas o éticas sobre el comportamiento humano. De esta forma, la serie comentó los mayores problemas de los últimos 40 años: guerra, sexismo, racismo, derechos de los animales, religión, sexualidad. En un episodio titulado Plato's stepchildren , p.ej. ,Kirk le dice a una esclava: de donde yo vengo, el tamaño, la forma o el color no importan. Esto era en 1968, cuando el movimiento por los derechos civiles aún luchaba por la igualdad y solo siete meses y medio antes de que fuera asesinado el reverendo King. También había un episodio en el que Kirk y Uhura, interpretado por la actriz de raza negra, Nichelle Nichols compartían en tv. el primer beso interracial. "Star trek nos motivó a pensar", dice Judith Barad, profesora de Ética en la Universidad de Indiana y coautora del libro La Ética en Star Trek, "creo que nos dio una visión de esperanza para el futuro, un objetivo al que podríamos aspirar."

Sin embargo, la última versión de Star Trek es más músculo que inteligencia y en gran parte se desembaraza de los complicados problemas éticos en favor de secuencias de acción y efectos especiales. (...). Todos los personajes principales están ahí y la Enterprise luce más realista que nunca antes pero lo que ha desaparecido es la política progresista y los dilemas morales que hicieron al Star Trek original más que una película de aventuras espaciales y le hicieron ganarse millones de fans por todo el mundo. Allí donde la serie original a menudo condena el conflicto y evoca el perdón, el nuevo film plantea un futuro violento y desgarrado que se deleita en grandes explosiones y venganzas. Es una escena notable, el ofrecimiento de perdón al villano de turno por parte de la USS Enterprise se convierte en una oportunidad aparentemente agradable para el castigo, llenando la pantalla del metal retorcido y fuego de laser.

No es que anteriormente Star Trek careciese de batallas con phasers, pero los mejores momentos de la serie, involucraban historias que permitían aflorar filosofías sofisticadas y- o ideas éticas. En un episodio de Star Trek, la nueva generación titulado Yo, Borg, La Enterprise descubre una nave averiada y su único superviviente, un adolescente borg. La especie enemiga que raptó a Picard y destruyó el mundo de Guinan. El episodio se centra en la lucha interior de ambos para dominar sus impulsos de destruir al borg. Cuando el borg, desconectado del colectivo comienza a reconocerse a si mismo como un individuo, también comienzan a hacerlo Picard y Guinan. El drama es interno y el asunto principal es la empatía y el perdón.

En este sentido, este episodio es la antítesis de la nueva película." (...) Pero no nos olvidemos de que desafiando a la realidad del momento "La teniente Uhura fue la primera mujer de raza negra en tener un importante papel en una serie de televisión. Chekov era ruso a pesar de que por aquel entonces la URSS era el enemigo jurado de los EE.UU. y su mayor pesadilla." (...). "Incluso la Primera Directiva, la principal regla de conducta de la Flota de la Federación, esencialmente declara que ellos no interferirán en el desarrollo de otras culturas lo que, según Susan Sacket, asistente de Gene Roddenberry, es la forma que éste utilizó para criticar la guerra del Vietnam. Star Trek no va de efectos especiales, va de la condición humana, sentencia Sacket."

Bien, poco más hay que decir: en comparación con Star Trek la serie original y de lo que vino después, después, la visión de Abrams es un ejercicio de simple escapismo e ideologicamente primitiva y reaccionaria. Lo último no siempre es lo más progresista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario