8 feb. 2010

STAR TREK:DESTINY.DIOSES DE NOCHE. EXCLUSIVA EN ESPAÑOL.

8 de febrero 2010-Fecha estelar: 1010.41
STAR TREK:-DIOSES DE NOCHE-es el primer tomo de los tres que componen la trilogía Destiny (los otros dos son Almas Perdidas y Simples Mortales) publicados a lo largo del año 2008 por la Pocket Books y cuyo autor es el novelista David Mack, uno de los méjores y más reputados de entre los que escriben regularmente para la franquicia. En este primer tomo, se plantean las bases de toda la trilogía-de una parte, el último asalto Borg contra la Federación. Un asalto en el que ya no quieren asimilar a los planetas de la Federación, visto sus contínuas derrotas ante ésta, sino su destrucción. De otra-y es de suponer que vinculada a esta trama-aunque para eso habrá que esperar a la recensión del segundo tomo-es la crisis Caeliar, que sucede en el siglo XXII, y de la que es protagonista la Capitana Hernández, del Columbia, a la que se recordará de su aparición en la cuarta temporada de la serie Enterprise..Bien, ciñámonos a la guerra contra los Borg. Después de sus últimos fracasos, y tras encontrar una forma de abrir canales transwarp que les permite una fácil trasladación hasta el Cuadrante Alfa y Beta, los Borg lanzan oleada tras oleada de ataques contra la Federación. Somos testigos de luchas desesperadas, muertes de personajes conocidos por las serie y otros que no, pero que apreciamos de forma inmediata, de la destrucción de nave tras nave de la Federación, de aniquilación de mundos...La horda Borg no se frena ante nada, y la única arma que parece frenarlos son unos torpedos transfásicos que sólo porta la USS Enterprise-puesto que el Mando de la Flota cree que, si se utilizan de forma masiva los Borgs podrían adaptarse tambièn este arma y neutralizarla. Así pues, la situación es desesperada. Hasta se movilizan naves civiles para unirlas a la lucha.
La novela consigue muy bien generar el ambiente de desasosiego, de tristeza, desolación y caos necesarios para conmover al lector treker y ponerle delante escenas que de seguro desearía ver en imágenes de televisión o cine. Y no para sustiuir a la letra, pues, como decimos estamos ante una gran novela, sino para complementarla. A continuación, y con el ánino de hacer un poco de publicidad a la novela y que os animéis a comprarla-claro que sólo está en inglés, que yo sepa...-Os traduzco un momento heroico...Los Borg atacan Khitomer, colonia klingon, ningún destructor imperial clase Vor'cha llega a socorrerla porque están muy lejos, la única ayuda son tres naves de la Flota de la Federación, dos son destruidas en combate, la tercera, la USS Ranger, ha ideado un plan suicida., que conlleva lanzarse contra el cabo a toda velocidad pero en un estado lo suficiente fuera de fase que les permita superar los escudos del Cubo. Manda la nave la Comandante Nero...


"Nero echó hacia atras el asiento del timonel caído y lo empujó hacia ella. Un dolor agudo le palpitaba en la barbilla y sintió el salado sabor de su sangre entre sus perdidos molares. En lugar de escupirla en cubierta la tragó. Luego tosió una vez para aclararse la garganta y echó una mirada a los controles que tenía delante. Introducir las primeras órdenes fue fácil.-"Concentrando toda la energía en el módulo modificado MPI"-dijo con tanto tecnicismo como pudo para evitar pensar en lo que eso significaba-"trayectoria de interceptación trazada", anunció. Conseguir que sus dedos respondiesen a la siguiente acción fue más difícil. Ella misma se resistía a lo inevitable. Sólo forzando toda su voluntad logró introducir la orden y anunció-"curso de interceptación comenzado". Entonces, se quedó helada, sus manos flotando sobre la consola. Miró la pantalla. Allí estaba la imagen del Cubo Borg abriéndose paso hacia el histórico planeta de Khitomer, donde la Federación y el Imperio Klingon habían dado sus primeros pasos hacia paz. Pero Khitomer no era sólo un punto destacado por su historia, también era el hogar de una colonia klingon de cerca de medio millón de personas cuya existencia ahora dependía de lo próximo que hiciese la tripulaciónd el USS Ranger.
La Teniente Schulteiss se inclinó por encima de su consola hacia Nero -"Comandante"-dijo sin alzar la voz-"tenemos que atacar en los próximos 20 segundos o no podremos parar a los Borg sin causar un serio daño al planeta. Nero sintió que los ojos se le llenaban de lágrimas mientras se enfrentaba al terrible fin de su situación. Miró a los otros oficiales del puente, todos los cuales esperaban una señal para proceder. La voz le tembló ligeramente mientras preguntaba: "-Están todos preparados?". Las cabezas asintieron al unísono. Sonrió tristemente. -"Ha sido un honor servir con ustedes". Se volvió para encontrar la pantalla principal, posicionó su dedo sobre el control parpadeante que dispararía el mecanismo MPI y aceleraría la nave hasta su cita con los Borg. Vaciló sólo un instante para decir a Schulteiss- "Gracias, Christine". Inspiró profundamente y exhaló el aire: -"Sólo tengo que ser valiente un segundo", se dijo Nero. Pulsó el botón del MPI. Un momento después todo había acabado."
(...)
"El Imperio no ha visto un acto de valor como este desde Narendra-dijo Talgar, gobernador de Khitomer, y el gran Consejo no debería ignorarlo. Abreme un canal con Martok-dijo a su ayudante." Décadas de servicio diplomático le habían enseñado a aprovechar las oportunidades cuando se presentaban. Durante años, los enemigos de Martok en el Consejo habían torpedado sus esfuerzos por intensificar sus relaciones con la Federación. Sus últimas obstrucciones habían consistido en desviar naves y recursos de la fuerza de defensa para evitar ayudar a la Federación en su nuevo conflicto con los Borg. Denominando a la escala militar "asunto interno de la Federación",un grupo de Consejeros encabezados por Kopek había empezado a minar el poder de Martok en asuntos de defensa del Imperio. Pero eso estaba a punto de cambiar. Una imagen parpadeó en la pantalla de su ordenador. Luego, apareció el rostro tuerto de Martok. -"Qué quieres, Talgar?" -"Los Borg han venido a Khitomer, viejo amigo-dijo-y nuestros aliados la han defendido a precio de sus vidas". Mandó por comunicación subespacial los datos e imágenes que los sensores de defensa de la Colonia habían registrado, y entre ellas la decisiva victoria sobre el Cubo. Mientras observaba la reacción del Canciller a las noticias, sabía que su reflexión había sido correcta. Esta era la munición que Martok había estado esperando para influir decisivamente en el Consejo. Con su gutural tono de barítono, Martok preguntó retóricamente después de verlas. -"¿Sabes lo que esto significa?" -"Sí, señor-respondió Talgar- que esta es la hora en que los hombres de honor van a la guerra."








No hay comentarios:

Publicar un comentario