17 may. 2010

STARGATE:UNIVERSO.UN MODELO DE RENOVACION.


En 1994 se estrenó Stargate, una correcta película de ciencia ficción espacial dirigida por el siempre apañado Roland Emmerich y que tenía al inexpresivo Kurt Russel como protagonista. A priori, lo que podría haberse esperado es que, dado su buena marcha en taquilla, se rodase una segunda película, pero no, a los tres años lo que apareció fue una una serie basada en dicha película: Stargate: SG-1, que explotaba con acierto la premisa básica de la película. Donde había una puerta de las estrellas, podía haber 100 o 1000. Que la plantilla sobre la que se edificó esta serie era Star Trek resulta algo admitido hasta por sus creadores y actores protagonistas-de ahí las muchas referencias a esta franquicia. Quizá los rasgos trek más reconocibles sean la exploración espacial, el contacto con nuevas especies-aunque no especialmente imaginativas-y el tonillo científico. En contraposición, el interés de Star Trek por los dilemas morales y éticos quedaba bastante difuminado en pos de una mayor dosis de aventura. También, para qué negarlo, tenía una ventaja con respecto a Star Trek: la variedad de escenarios. Sin ningún tipo de forceps, se pasaba de un episodio espacial dentro de una nave goaul a otro que transcurría en cualquier parte de la Tierra actual con sus paisajes urbanos tan familiares por el espectador, lo que daba una sensación de inmediatez y cotidianidad que una serie basada en adivinar cómo será y se comportará el ser humano en el futuro no tiene. Es cierto que su muestrario de especies alienígenas es mucho más pobre que el de ST, pero todo sumado, la serie consiguió durar diez temporadas con el esquema siguiente: cada episodio una aventura, cada 4 episodios se salva la Tierra y un par de veces por temporada la galaxia...Como la cosa fue bien, se crearon el spin off SG: Atlantis y siguieron con el mismo esquema, que duro cinco temporadas, lo que sumados a las de SG-1, totalizaron 15 temporadas. Tal como está la televisión hoy en día, la verdad es que tiene mucho mérito.
No obstante, llegado a la quinta temporada de SG-Atlantis, los creadores de la franquicia, Brad Cooper y Brad Wright se dieron cuenta de que el modelo SG estaba agotado. Había dos alternativas:
1-Fue bonito mientras duró pero llegó la hora de los adioses.
2-Nos reinventamos.
Y se reinventaron. Pero para hacerlo ya no miraron como modelo a Star Trek, por la sencilla razón de que ST ya no es la referencia de ciencia ficción televisiva, sino Galáctica. Y de ahí salió SG:Universo. Una serie más adulta, oscura y emocionalmente muy complicada, con protagonistas las más de las veces hoscos y hasta antipáticos, no hay ningún Mc Kay y ningún O'neill para frivolizar mientras se afrontan los mayores peligros. La situación es un asco y en esas situaciones la gente no saca lo mejor de si mismo. Además, no han pasado por la Academia de la Flota...

Los foros de fans de SG echaban humo cuando la serie se estrenó. Y algunos se acordaron de la madre y de padre de los creadores que habían "traicionado" la serie. La sorpresa, ciertamente, era lógica dado el cambio estético y de fondo, pero al pasar de las semanas la mayoría de las críticas se han templado, básicamente porque aunque ha cambiado todo, el canon de SG sigue ahí, subyacente; todo lo que ha ocurrido en las 15 temporadas de SG-1 y SG-U, vive, aunque no se haga referencia a él casi nunca. No hace falta conocerlo, simplemente, para contar esa historia, y ahí esta el protagonista Eli, tan ignorante de ese canon previo como muchos espectadores. Pero es que ,además, la nueva visión de los creadores es un salto hacia adelante, no se infantiliza la saga, sino que se vuelve más adulta, no se puesta por lo fácil, sino que se eleva el nivel de exigencia, de acorde a lo probado con éxito en Galáctica, que es quien da la pauta. Es básicamente una refundación dela franquicia, pero dejando claro que esta es una crisis de crecimiento, no de achicamiento, de madurez, no de retorno a la infancia.
Es muy difícil saber cómo avanzará la historia, y si la serie pasará su segundo año, que es realmente el que dictaminará si puede llegar a cuatro o cinco temporadas, pero es claro que la Metro G. Mayer y los creadores de la saga han sido valientes a la hora de actualizar su franquicia de una forma tan radical y al mismo tiempo mantener el canon.
Una lección que algunos deberían aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario